Las imágenes de un gran remolino en el mar en la playa de Santa Marianita, provincia de Manabí, alertó a quienes observaron lo que la naturaleza ha provocado por las fuertes olas registradas en playas ecuatorianas.

De acuerdo al portal, Ecología Verde, los remolinos de agua son “movimientos verticales descendentes que se forman bajo el agua”. En general se deben a causas como: la diferencia de velocidades donde las olas salientes chocan con las olas entrantes, los cauces estrechos que reciben agua de una fuente mayor o irregularidades del suelo.

La Armada del Ecuador había alertado de la llegada de nuevas olas a las costas del país, debido a un oleaje de energía considerable que proviene del noroeste del océano Pacífico.

El INOCAR informó que a partir del 21 de enero de 2023, se podría producir una intensificación en las condiciones del oleaje, debido a la presencia de un aguaje, el cual ocasiona que el nivel del mar se incremente por encima de sus límites normales. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *