Desde Esmeraldas, inteligencia policial le seguía los pasos al menor de 13 años, alias “boquita”, que fue procesado junto a otra menor y dos adultos por el delito de secuestro extorsivo de una pareja de abogados en Quito.

Según informó la Fiscalía General del Estado, las medidas durarán 30 días mientras se desarrolla la instrucción fiscal por este caso que generó indignación a nivel nacional, no solo por la forma en la que las víctimas fueron secuestradas violentamente en la Ruta Viva de la capital ecuatoriana, sino porque “boquita” sumó otro acto delictivo a temprana edad.

El menor fue conocido el pasado 13 de febrero, cuando de forma avezada habría participado en el asesinado del sargento de Policía, Freddy Bonilla, en el barrio Tiwinza, sur de Esmeraldas, donde intentaban robarle su moto y arma de dotación.

El ataque a sangre fría, quedó grabado en cámaras de video vigilancia y se hizo viral en redes sociales, también se observó cómo el menor, que se presume es “boquita” guiado por un adulto dispara al uniformado.

Por la muerte de Bonilla, el menor de 13 años, recibió internamiento preventivo por 30 días y fue trasladado al Centro de Adolescentes Infractores de Esmeraldas junto a otros dos adolescentes, de 15 años. Días después la justicia le dio medidas sustitutivas y posteriormente viajó a Quito, ciudad que frecuentaba para continuar con su vida delictiva. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *